El Nin-jutsu

El NIN-JUTSU se diferencia de cualquier otro Arte Marcial por la naturalidad y sencillez de sus técnicas, evitando de esta forma la intromisión de personas que intentan destruir este Arte con técnicas extrañas y complicadas. La idea no es memorizar una serie de movimientos o técnicas tipo ‘robot’, porque si tu habilidad para combatir se basa en técnicas memorizadas, el tiempo y el olvido humano harán disminuir tu habilidad para el combate si dejas de entrenar. Si, por el contrario, tu habilidad radica en el abandono de todos los sistemas mecánicos que limitan tu mente, no tendrás nada que olvidar si dejas de practicar, habrás superado la necesidad de un entrenamiento ininterrumpido y constante y habrás conseguido el ‘SER AHORA’, en lugar de ‘LLEGAR A SER’.

Lo que habéis aprendido escuchando las palabras de otros, lo olvidaréis rápidamente.
Lo que habéis aprendido con la totalidad de vuestro cuerpo, lo recordaréis durante toda vuestra vida.
 
 

Desde los días del fundador hasta el presente, los Maestros han pasado siglos recogiendo solamente aquellas técnicas y estrategias que daban buenos resultados. En la antigüedad, cuando los combates a vida o muerte eran parte corriente de la vida diaria, una técnica falsa o una aplicación inapropiada resultaría con la muerte, por lo tanto, sólo métodos probados en el campo de batalla volverían para ser incorporados al programa de entrenamiento, las técnicas de dudosa utilidad morirían con el guerrero, purificándose así los principios del método de combate.

Ninja

La finalidad de todas las Artes Marciales y estrategias militares, es la auto-protección y la prevención del peligro. El NIN-JUTSU proporciona el más pleno concepto de protección personal a través del entrenamiento Marcial. Su fin es resistir, sobrevivir y prevalecer sobre todo aquello que pudiera destruirnos.

…Si un experto en las artes de combate busca
sinceramente la esencia del NIN-JUTSU, libre
de la influencia de los deseos del ego,
llegaría a realizar progresivamente el último
secreto de la invencibilidad.
 
 

Para comprender el largo camino de las Artes Marciales, y en este caso el NIN-JUTSU, lo primero no es ver lo que se encuentra vagamente a lo lejos, sino lo que está claramente a mano. No debemos pensar en nada de lo que nos haya sucedido ni en sus posteriores consecuencias, sino que debemos procurar inculcar en nuestra mente la idea de que el instante que vivimos es lo único que para nosotros tiene razón de ser, y procurar que cada momento de nuestra vida vaya acorde con las leyes de la naturaleza.

Para conseguirlo es preciso aprender a eliminar de nuestra alma toda clase de preocupaciones, objetivo que conseguiremos por medio del ENTRENAMIENTO DIARIO.

Aquél que realiza el secreto del Budo, tiene el Universo en sí mismo, puede decirse: “Yo soy el Universo”. Por esta razón, cuando alguien intenta combatir conmigo, se enfrenta al mismo Universo, debe romper la armonía del Universo en el instante en el que piensa medirse conmigo, -Ya ha perdido-.

“Es imposible intentar dominar a otra persona si primeramente no hemos llegado a adquirir la costumbre de dominarnos a nosotros mismos”.